Hace dos años, los astrónomos descubrieron una estrella, conocida como KIC 8462852 o Estrella de Tabby, que misteriosamente se iluminaba y se atenuaba. El fenómeno desconcertó a los expertos y comenzaron a surgir varias teorías, entre ellas que el misterioso “parpadeo” podría ser causada por una megaestructura extraterrestre giratoria, conocida como una esfera de Dyson, que intermitentemente bloquea la luz de su estrella. Uno de los primeros en sugerir esta sorprendente teoría fue el físico teórico Michio Kaku, quien aseguró que la megaestructura alrededor de la misteriosa estrella podría cambiar todos los libros de historia.

Y ahora, el profesor Zaza Osmanov, de la Universidad Estatal de Tiflis, Georgia, ha respaldado la teoría y ha añadido que la megaestructura extraterrestre puede ser vista fácilmente vista con la tecnología actual, incluyendo el Very Large Telescope Project (VLT, literalmente Telescopio Muy Grande).

Megaestructura extraterrestre

El profesor Osmanov también ha alegado que estas megaestructuras podrían estar orbitando hasta 64 estrellas cercanas. En una investigación anterior, Osmanov sugirió que los más probable es que las megaestructuras alienígenas estuviesen compuestas de múltiples discos finos en lugar de “capas esféricas”. En su último informe, el profesor georgiano calcula que estas estructuras podrían estar dentro de la “zona habitable” de la estrella del Tabby, que es la región orbital alrededor de un Sol en un planeta puede poseer agua y vida.

“Está claro que este tipo de megaestructuras cósmicas requieren enormes materiales para construirlos”, dijo Osmanov. “Para evitar esta dificultad, recientemente hemos propuesto una cierta extensión de la idea de Dyson. Tal megaestructura requeriría menos material que en el caso de las esferas. Es evidente que tales anillos pueden ser perturbados significativamente por fuerzas de marea en términos de fuertes salidas de centrífugas y radiación. Por lo tanto, no pueden ser estables y tarde o temprano la gravitación inevitablemente desestabilizará la construcción. La búsqueda de las megaestructuras en forma de anillo podrían ser vistas con la tecnología actual.”

El profesor Osmanov está instando a los astrónomos a centrar su búsqueda en 64 estrellas pulsares.

“Hemos discutido que mediante el control de la zona cercana del sistema solar se espera que aproximadamente que 64 púlsares se encuentren dentro de él”, explicó Osmanov en su artículo publicado en arXiv.

Pero Osmanov ha advertido que en el caso de encontrar la megaestructura extraterrestre, podría ser muy peligroso. En otras palabras, esto sugiere que una civilización extraterrestre que vive en una megaestructura podría ser lo suficientemente fuerte para acabar con la humanidad.

“Los púlsares que giran rápidamente son muy poderosos y la cosecha de su energía sería muy rentable, pero una zona habitable sería mucho más lejos y la masa de un material necesario para la construcción de la mega-anillo sería superior a la masa total de todos los planetas, asteroides, cometas, centauros y polvo interplanetario en un sistema planetario típico en varios órdenes de magnitud”, concluyó Osmanov.

Lo que muchas personas desconocen es que el telescopio espacial Kepler de la NASA lleva cuatro años observando la estrella. El año pasado, el astrónomo Ben Montet del Instituto Carnegie, Washington, dijo que estaba confundido por el fenómeno y no descartaba la posibilidad de la megaestructura extraterrestre. Parece ser que los científicos se están tomando muy en serio la vida en otros planetas, mejor dicho, están controlando la activada extraterrestre y su potencial peligro para la Tierra.

Advertisements